¿Cómo leen los usuarios en la Web?

read
Hassan Montero, Yusef
Los usuarios en la Web no leen, o por lo menos no lo hacen de la misma forma secuencial que cuando tienen entre manos un periódico, un libro, un artículo o un cómic. Los usuarios tienen necesidades y objetivos, metas que alcanzar, y saben que la forma de conseguir dichas metas no suele ser dedicando largos ratos a cada nodo web que visitan, leyendo de principio a fin sus contenidos y enlaces. El usuario, en una página, hará clic sobre el primer enlace que crea puede llevarle a lo que busca, necesita o pudiera interesar. Eso quiere decir que muchos de los contenidos y enlaces de ese nodo ni siquiera serán vistos por el usuario.

Perdón, Cómo ojean los usuarios

El usuario, ante una página, ojea a saltos la información contenida. No podemos predecir con exactitud cuál será el camino que el usuario seguirá durante su exploración visual de la página, pero sí a qué zonas le presta mayor atención en su búsqueda:

Jerarquía de contenidos

Hay zonas del interfaz de la página que confieren una mayor jerarquía a la información que contienen, como la zona 1. La Jerarquía Visual proporciona relaciones jerárquicas del tipo ‘esto es parte de esto’ y ‘esto va a continuación de esto’ entre los objetos informativos de la página, mientras que la Jerarquía de Información o Contenidos establece relaciones del tipo ‘esto es más importante que esto’.

Para enfatizar la importancia de unos objetos informativos de la página sobre otros, es decir, para definir la Jerarquía de la información, se pueden utilizar diversas técnicas:

  • Colocar la información más importante en zonas del interfaz más relevantes (ver figura anterior)
  • Enfatizar mediante efectos tipográficos
  • Aumentar el tamaño de los textos de mayor importancia
  • Utilizar el contraste del color para distribuir y discriminar objetos informativos
  • Agrupar objetos informativos relacionados entre sí

Al contrario de lo que pueda parecer, los objetos informativos parpadeantes, cambiantes o deslizantes no serán percibidos por el usuario como importantes. Pueden ser percibidos como publicidad, ya que es un mecanismo demasiado explícito para atraer la atención del usuario.

Además, al diseñar la información de nuestra página (jerarquía visual y la jerarquía de información), si definimos demasiados objetos informativos como ‘muy importantes’, se produciría en el usuario una sobrecarga de información, con lo que habremos fallado en nuestro objetivo.

Información importante pero, ¿Para Quién?

Estamos hablando de la jerarquía de información como técnica para discriminar entre información importante y menos importante, pero debemos estar seguros de a qué nos referimos con información importante.

Un objeto de información (párrafo, enlace, dato,…) lo consideraremos importante si lo es para satisfacer las necesidades perseguidas por el usuario. No porque la empresa, institución o entidad considere una información cómo importante deberemos enfatizarla como tal. El diseño de información del sitio web se ha de realizar para satisfacer las necesidades del usuario, en el lenguaje del usuario y mediante un esquema entendible por el usuario. Diseñar y organizar la información en lenguaje corporativo, mediante el esquema de la empresa y utilizando valores de importancia de la empresa sería un error.

El problema es que el usuario en la Web no es único ni uniforme. Cada usuario que visite el sitio web tendrá necesidades, expectativas y comportamientos diferentes, por lo que el diseño de la información debe realizarse para satisfacer al mayor número de usuarios posibles.

Si dispone de los conocimientos y tecnología suficiente podría realizar un diseño dinámico que mediante perfiles se adaptara a las diferentes necesidades de cada grupo de usuarios, o idealmente, a cada usuario en concreto. La jerarquía de información de cada página sería diferente para un usuario que visitara el sitio web una media de 3 veces por semana y que ya hubiera comprado un par de productos, que para el usuario que es la primera vez que visita el sitio web.

Conclusiones

Los usuarios usan las páginas, no las leen. Aún en el caso del usuario, que después de haber realizado una navegación compulsiva e irreflexiva, se encuentra con un texto o artículo cuyo contenido en general es de su interés, no empezará a leerlo. Antes lo ojeará, leerá los títulos y epígrafes, mirará las figuras, gráficos e imágenes, quizás lea algún párrafo en el que se encuentre algún término de su interés enfatizado, y sólo después de esto, empezará a leer. Una vez que empiece a leer el texto (no necesariamente desde el principio), puede que incluso lo abandone haciendo clic sobre algún enlace que tuviera embebido.

La causa de este comportamiento es sencilla: los usuarios odian leer en pantalla, e intentarán por todos los medios extraer de los textos toda la información que necesiten o interese con el menor esfuerzo posible.

 

Fuente: nosolousabilidad.com
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s