Robot and Frank

Robot and Frank (Una amigo para Frank en España) es la primera incursión en la gran pantalla del cineasta independiente Jake Schreier, quien por ahora solo tenía en su filmografía cortos y anuncios para televisión. Además, es el fundador de Waverly Films, una productora de cine independiente con base en Brooklyn. Schreier debe haber quedado satisfecho con su ópera prima; en primer lugar, porque es una buena película y, en segundo, porque ha conseguido bastante reconocimiento: el premio del público en el pasado Festival de Sitges, el premio Alfred P. Sloan en Sundance -galardón reservado a películas sobre ciencia o tecnología- y fue nominada a mejor primer guión en los Independent Spirit Awards.

Robot-and_Frank

Robot and Frank está ambientada en un futuro muy cercano, tan próximo que nos parece totalmente familiar. Frank (Frank Langella) es un viejo cascarrabias que vive solo y apartado en una casa de campo, donde lleva una vida rutinaria y poco ordenada. Su única afición es acercarse a la biblioteca para ojear libros y, principalmente, flirtear con la bibliotecaria (Susan Sarandon). Pero Frank se va haciendo mayor y empiezan a aparecer los problemas de memoria, dando señales de principio de Alzheimer. Entonces, su hijo decide regalarse un robot asistente para que le cuide y le ayude a mantener una vida más sana. La película parte de una que no es original y que recuerda demasiado a la irregular Bicentennial Man (El hombre bicentenario), con Robin Williams en el papel de máquina, pero que sorprende por su desarrollo y la atmósfera de optimismo que consigue crear el largometraje.

robot-and-frank-image08-800x349

Es una comedia que no cae en gags forzados, cada sonrisa que nos saca lo hace con naturalidad y a través de las propias situaciones en las que se ve envuelto el protagonista. Todo gravita alrededor de la amistad entre el anciano y un robot; una relación que empieza con mal pie pero que acaba funcionando cuando Frank descubre que el robot es el ayudante perfecto para retomar su pasión de juventud: robar. También hay un trasfondo dramático en la película, pero el director consigue firmar una película amable, quizás demasiado condescendiente, pero que no se mete en reflexiones grandilocuentes sobre la vejez, si no que ofrece un retrato agradable y más cercano a la realidad de lo que podría parecer.

El actor Frank Langella es el principal sostén de la cinta gracias a su fantástica actuación, especialmente complicada porque en la mayoría de las escenas tuvo que interactuar con el torso del robot sentado en una caja de manzanas. El papel de Frank vendría a ser una especie de Clint Eastwood, en su versión anciana, pero con menos mal humor; un señor que ha tenido una existencia emocionante y que, en la última fase de su vida, tiene que conformarse con la tranquilidad y la soledad de su casa. Podría parecer una comedia sobre la tercera edad, pero también subyacen la amargura de hacerse viejo, empezar a ser una carga para tus hijos y aprender a vivir sin más compañía que tus propias manías. En ese punto aparece el robot, al que llamamos así porque no tiene ningún nombre, y el filme muta hacia lo que se podría llamar “buddy movie”. El supuesto ayudante acaba por resultar mucho más humano de lo que parece y consigue llenar el vacío que tiene Frank. Una de las reflexiones más interesantes de la película versa sobre como, en un mundo lleno de tecnología y de nuevas formas de comunicación, la gente está mucho más sola. Durante la historia vemos móviles táctiles, videoconferencias en grandes pantallas que parece hologramas y una infinidad de cachibaches que se inventarán en los próximos años, pero no exista una verdadera comunicación.

"Robot & Frank"
También hay una clara asimilación entre el personaje de Frank y Don Quijote: ambos son valientes y aventureros; además, el caballero de la triste figura ya había perdido la cabeza y Frank lucha por no terminar de perder la memoria, uno de los bienes más hermosos que le queda a una persona mayor. En esta lucha por salir de su enclaustramiento, el robot se convierte en un Sancho Panza moderno, que termina siendo el único apoyo del protagonista y de sus fantasiosas ideas. Es curioso que el robot consigue transmitir emociones a pesar de tener una cara totalmente inexpresiva; salvando las distancias, me recordó a lo que consiguió Disney con WALL-E, donde dos autómatas parecían humanos sin decir ni una sola palabra.

Es cierto que en algunos momentos la historia se enmaraña demasiado, convirtiéndose en una mezcolanza de géneros algo menos convincente. También Susan Sarandon brilla menos de lo que debería, aunque realmente es culpa de la historia amorosa: el punto más flojo de la cinta junto al papel de hija de Liv Tyler, una actriz por mera coincidencia. A pesar de estos defectos, Jake Schreier ha conseguido hacer una película sencilla pero muy efectiva, y que, en líneas generales, es sorprendente, emotiva y bastante divertida.

Su estreno está previsto para el 12 de julio de 2013. Aquí les dejamos el Trailer para que se animen a verla 😉

Extracine
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s