¿Tiene el diseño un precio justo?

Hace unos días publicamos en twitter un gaje del oficio, con el que comunmente nos encontramos los profesionales del diseño, ¿Cuántas veces no se han topado con la resistencia de algún cliente al escuchar el costo de nustro trabajo?:

Tan caro????? si nadamas es un loguito!!! 😦

El cual causó controversia en nuestro muro de facebook, por lo que reflexionando sobre este tema, nos preguntamos ¿Tiene el diseño un precio justo?

Existen múltiples opciones al solicitar un trabajo de diseño…pero aquí entramos en otra disyuntiva ¿toda labor gráfica es diseño? ¿podemos considerar que el dibujo que te hace tu sobrino de prepa se asemeja o es igual de efectivo que el desarrollo de identidad visual hecho por un diseñador? ¿Deberían tener el mismo valor profesional o el mismo costo? Para nosotros la respuesta es clara, no.

En primer lugar, para determinar el valor del trabajo de un diseñador, debemos considerar la preparación con la que cuenta; prepararse cuesta, ya sea que vayas a una Universidad pública o privada, y no hablamos sólo del gasto que implica en cuanto colegiaturas, materiales, etc. sino además del esfuerzo, compromiso y entrega. Qué me dicen de las desveladas, los errores, los regaños incluso.

Pero la preparación no termina al salir de la escuela, después vienen los primeros trabajos, las largas jornadas, la falta de experiencia, más errores…Y día a día seguimos preparándonos, la tecnología sigue avanzando, nuevos programas, nuevas versiones de los mismos programas, nuevas técnicas y nuevos materiales, que nos exigen forzar el paso para seguir vigentes y ser mejores en nuestra labor. Cada nuevo curso, diplomado, taller, cada nuevo conocimiento, y los años de experiencia incrementan el valor del trabajo de un diseñador.

El problema es que sobre todo en nuestro país, se tiene la idea de que el diseño es innecesario, que es un accesorio, algo puramente estético, del que se puede prescindir en función de lo inmediato, funcional y práctico; y en esa misma medida, se espera que como accesorio cueste lo mismo que una pulsera. Y por otro lado, al ser subestimado, existe un gran porcentaje de personas que sin preparación alguna se consideran a sí mismas aptos para hacerlo por su cuenta.

La cuestión no es sólo que se consideren aptos y logren hacer algo en el publisher o el front page, que a gusto de su mamá es una verdadera proesa; sino que ademas existe una parte de estas personas que con ayuda del Fotochop y una gran autoestima, te empiezan a hacer competencia con absoluta autoridad como “diseñadores”. Y aunque si bien invierten su dinerito en la compra de una compu, el pago de la luz, insumos, etc. que merecen remuneración…¿la labor de un profesional del diseño es equiparable con el de estas personas? ¿Es acaso justo exigir como clientes que el diseñador abarate su trabajo al mismo nivel de éstos? Por supuesto que no.

El diseño es más que saber usar el Ilustreitor o el Fotochop, descargar una imagen prediseñada de internet y cambiarle las tonalidades o darle un filtro raro al texto “pa’ que resalte”, el diseño es pensar, planificar y realizar tu trabajo de forma que sea posible llevarlo a producción de la mejor manera para el cliente. Es transmitir un mensaje adecuadamente al usuario al que se quiere llegar de forma clara y concisa para que logre su objetivo de comunicación. Es investigación, preparación, producción postproducción y mucho más.

El trabajo de los diseñadores, debe ser valorado en su justa medida, pues si bien no salvamos vidas en hospitales de manera directa como los médicos, ponemos nuestro granito de arena indirectamente, haciendo impecablemente nuestro trabajo al transmitir de forma clara los mensajes en los carteles de campañas de vacunación, el cuál debe ser entendible por personas de todos los niveles económicos y académicos. Y nuestra labor debe ser valorada y reconocida a la par que otros servicios profesionales.

Depende mucho de nosotros como profesionales, hacer valer nuestro trabajo y hacerle ver a quienes soliciten nuestros servicios, el porqué de ese costo, sé que muchos tenemos otras obligaciones que nos llevan a jerarquizar nuestras prioridades de otras maneras. Pero es precisamente de esta necesidad que, tanto empleadores como clientes, se sienten con el derecho de condicionarnos los salarios o los pagos.

Mantengámonos firmes y comencemos a darle el valor correcto y justo a nuestra labor.

Anuncios

3 comentarios en “¿Tiene el diseño un precio justo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s