Rivelino, Nuestros silencios

Después de asombrar al público europeo, llega a la ciudad de México la más importante exposición itinerante de escultura monumental mexicana: Nuestros silencios de Rivelino, para instalarse en el Zócalo capitalino a partir del 27 de octubre, por iniciativa del Gobierno del Distrito Federal, a través de la Secretaría de Cultura y la participación de la Autoridad del Centro Histórico de la Ciudad de México, la Autoridad del Espacio Público de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda.


Los 10 gigantes de bronce y la caja de acero en la Plaza de la Constitución de la Ciudad de México, del 27 de octubre al 18 de noviembre de 2011.

Dos años de itinerancia, ocho ciudades europeas, 15 toneladas movilizadas, 38 mil kilómetros recorridos y más de 5 millones de espectadores.

Después de su paso por Lisboa, Madrid, Bruselas, Potsdam, Roma, Londres, Moscú y San Petersburgo, llega con todo el eco de éxito acumulado para exhibirse con estruendo y transmitir su potente mensaje social de libre expresión en el corazón del país, el Zócalo. Una vez más Nuestros silencios se renueva y ahora se presenta sobre una base concéntrica y con andenes, situada alrededor del asta bandera.

El Zócalo es el lugar más emblemático del país y la segunda plaza pública más grande del mundo, es además síntesis de la historia nacional. Es el epicentro de expresión de la vida diaria de la nación, “es la zona cero de la palabra”, a decir de Rivelino. Aquí nació el mito de origen de lo que hoy es México, aquí resuenan múltiples expresiones: conciertos, desfiles, ferias y festividades, pero con más frecuencia es escenario de consignas sociales y políticas. El Zócalo es cita de manifestaciones y protestas, así como de inicio y culminación de marchas y caravanas, sean de clamor, júbilo o de silencio.

Nuestros silencios de Rivelino integra diez esculturas monumentales antropomorfas, elaboradas en bronce (3.50 x 2.30 x 1.20 metros y una tonelada de peso), de color blanco y ocre. Los bustos tienen altos y bajos relieves, grafía de libre interpretación, semillas y plantas que caracterizan el sello artístico de Rivelino. La placa que les cubre la boca representa la importancia de la libertad de expresión individual y colectiva. La onceava escultura es un cubo de acero o “caja táctil” (2m3) que resguarda cuatro esculturas a pequeña escala que reproducen las de tamaño real.

La exhibición incluye el montaje de una base, a manera de un pequeño zócalo, construido bajo conceptos de diseño geométrico y arquitectónico.

En esta ocasión, una base elevará a los 10 gigantes escultóricos y la caja táctil para que el espectador, al entrar a este espacio temporal, forme parte del conjunto como un guardián más. Esta estructura fue proyectada por el arquitecto Héctor Velázquez, quien retoma el concepto del Cubo de Metatrón, una figura de círculos unidos con líneas desde el centro de cada uno, basada a su vez en la flor de la vida. Es un orden geométrico que impregna a toda la naturaleza, el diseño y la arquitectura. Así, la relación entre el objeto y su entorno crea una interconexión de armonía y belleza, un recordatorio constante de la relación con el todo. Esta base esta fabricada en acero y madera, mide 32 metros de diámetro, 35 centímetros de altura y cuenta con andenes internos de 6 metros de longitud.

Nuestros silencios en el Zócalo cumple el propósito de la escultura pública: propicia la reflexión y el diálogo, confronta al espectador y transforma al público vinculándolo con su entorno y su pasado para valorar el patrimonio cultural. Además, la exhibición abierta y gratuita favorece la recuperación de los espacios urbanos e históricos, lo que promueve sin duda la reconstrucción del tejido social y fortalece los lazos comunitarios.

El conjunto de esculturas, a decir de su creador, expresan un rostro anónimo en el que “el otro” puede verse reflejado.Es una invitación para que los asistentes a la instalación se expresen libremente, pero también para que respeten la libertad de la palabra del prójimo

La inauguración se llevará a cabo el 26 de octubre de 2011 a las 18:00 horas y contará con la presencia de las autoridades de las instituciones colaboradoras.

Conoce más del escultor:

Rivelino, San José de Gracia, Jalisco 1973.

Su trabajo artístico se concentra principalmente en la obra escultórica, en la que se aprecia una depurada técnica caracterizada por la conjunción de diversos materiales como algodón, barro, acero, bronce y resinas, entre otros. En sus piezas se establecen notoriamente vínculos con el cálculo, las matemáticas, la ingeniería, la arquitectura, la arqueología, la historia y la psicología.

Desde hace más de 15 años investiga las relaciones que establecen los seres humanos en el plano individual o como sociedad. A través de su obra ahonda en temas como la mentira, la hipocresía, la irreverencia, pero también el respeto, la honestidad, la dignidad, la fe y la importancia de la palabra, así como los mecanismos que establecen algunas personas para proteger su fragilidad.

El escultor se ha formado principalmente de manera autodidacta aunque también realizó estudios de cerámica en el Instituto Nacional de Bellas Artes. En los últimos años ha enfocado su atención en la relación que existe entre el espectador y la obra de arte pública, su contexto histórico y social.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s